Fisiología del ejercicio en la enfermedad de McArdle, por Dr. Alfredo Santalla

El Dr. Alfredo Santalla centró su ponencia en explicar de forma gráfica qué es la enfermedad de McArdle y qué tipo de entrenamiento puede ayudar en su clínica.

Comienza comparando el músculo con un motor. Un motor que gasta un combustible formado por ATP, glucosa, glucógeno y grasas. Además el motor necesita oxígeno, y produce por el tubo de escape muchas cosas, pero sobretodo produce fuerza, velocidad y potencia.

La enfermedad McArdle es un problema de motores. Una persona con McArdle, tiene en su motor el depósito que le permite hacer alta intensidad de ejercicio, el equivalente a gasolina súper. El problema es que no tiene la fosforilasa, es decir, enzima que lo convierte en glucosa (en el caso del motor, la gasolina).  De esta manera el motor no llega a la intensidad necesaria, y produce muchas menos cosas, una de ellas es el lactato.

¿Qué les sucede a las personas con McArdle?

Los pacientes con McArdle arrancan a hacer ejercicio y su músculo les pide glucógeno. Al no tener la enzima que tiene la glucosa (la fosforilasa), el músculo comienza a fallar y libera un montón de sustancias en la sangre, provocando, entre otras cosas, dolor muscular. Estas contracturas musculares, se deben a que el calcio llega y se queda.

El Dr. Santalla asegura que la destrucción muscular no es mala, lo que es malo es tenerla en exceso. En el caso de los McArdle, la creatina quinasa (CK), un marcador de daño muscular, asciende a 50.000-60.000, de manera que hay tanto tejido que tiene que eliminarse a través de la orina, que puede ocasionar fallo renal agudo.

Hay un momento del ejercicio en que a quienes padecen McArdle les deja de doler el músculo. Suele ser en torno a los 7-8 minutos del comienzo, debido a que se dilatan los capilares por la temperatura y entra glucosa en el músculo, por lo que el cerebro manda una señal al corazón para que baje la frecuencia cardiaca.

Hay un Mcardle por cada 170.000 personas y el diagnóstico es genético.

¿Cómo se estructura el entrenamiento de las personas que padecen McArdle?

En primer lugar, deben tomar una bebida isotónica, lo equivalente a la gasolina del motor del que Alfredo Santalla ha hablado anteriormente. Tras unos 15 minutos, deben calentar para pasar al segundo aliento (un bicicleteo suave). El tercer paso sería entrenamiento aeróbico (5-6dias/semana) o entrenamiento de fuerza (2dias/sem). Finalmente, deben hacer muchos estiramientos  (al menos dos series por ejercicio) y beber mucha agua para proteger el riñón.

Los McArdle tienen que hacer muchos ejercicios de fuerza, porque cuando el músculo se contrae tiende a taponar los capilares que trabajan por él. Si en la contracción se cierran los vasos sanguíneos y no entra el combustible del que hemos hablado anteriormente, tenemos un problema. Trabajando fuerza conseguirán que los músculos no se agarroten en momentos cotidianos que requieran de levantamiento de peso, como puede ser llevar las bolsas de la compra.

En cualquier caso, hay ciertos ejercicios contraindicados para quienes padecen McArdle. Hay que evitar ejercicios isométricos, de contracción mantenida.